Empezamos el año.

Como la gran mayoría hacemos balance de lo vivido y de lo aprendido.

Y lo más importante, nos hacemos promesas y proposiciones para los siguientes 12 meses.

Del tipo de:

  • Voy a empezar a correr para ponerme en forma.
  • Tengo que viajar más.
  • Este año sí que voy a hacer el gran viaje que llevo tiempo soñando.
  • Voy a dejar ese trabajo que tampoco me gusta para hacer lo que realmente quiero.
  • Estudiaré inglés en serio de una vez por todas.
  • Invertiré más tiempo libre en mi familia y amigos.

Y al final pasan los meses, y se repite la historia de siempre.

Con suerte, cumplirás parte de lo prometido. Pero probablemente, no cambies nada de lo que estabas haciendo hasta ahora.

Y que no cambie nada se reduce a una simple razón.

¡¿No quieres leer?!… Puedes escuchar el artículo en el podcast de Conócete Viajando, “De mayor quiero ser inconformista”.

Las causas que conllevan a esa razón

Somos nómadas por naturaleza, pero sin embargo, tenemos apego a las cosas.

Nos sentimos más cómodos estando en continuo contacto con algo conocido que teniendo que pasar por el proceso de descubrir y conocer algo nuevo.

Aunque una vez pasado el proceso pensemos que ha merecido la pena, que ha sido excitante y nos ha aportado muchos aprendizajes, vencer ese momento cuesta. Y mucho.

Ahora es el momento de justificarse y seguramente consideras que hay muchos motivos para no dar el paso hacia los objetivos.

Impedimentos como:

  • No tengo suficiente tiempo.
  • Me falta dinero.
  • Este no es el año porque tengo otros planes.
  • Es que llevar a cabo esos propósitos es más difícil de lo que pensaba.
  • Es que estoy muy liado y mejor dejarlos para el mes siguiente.

Al final, todo depende de querer verdaderamente o no.

Somos dueños de nuestros actos. Elegimos si quedarnos en el sofá de casa o salir a hacer cosas nuevas por primera vez.

Es evidente que lograr esos objetivos no es sencillo. Requieren esfuerzo, dedicación, trabajo, constancia, fuerza de voluntad y mil cosas más. Pero todo eso se trabaja y se mejora.

Se logra con motivación.

Y la motivación nace de no conformarse y querer marcar tu propio camino. A cada paso que das, ganar más motivación para seguir avanzando.

No tiene más. Difícil de lograr pero fácil de explicar.

La única razón que te impide viajar más o tanto como deseas

Todo lo anterior puede aplicarse a los viajes.

Cada año sueñas con que por fin será el año donde lo hagas realidad.

Empiezas a fantasear, a hacerte ilusiones en tu cabeza, a imaginarte en el lugar, pero obvias lo más importante.

NO estás trazando un PLAN que te acerque al objetivo.

Sin un plan claro y detallado donde marques tus objetivos, nunca lograrás hacerlos realidad.

Sin un plan establecido, se vuelve muy difícil superar todas las barreras que vayas encontrando en el camino. Pero si lo trazas, lo planificas y lo desglosas en objetivos más pequeños, podrás ir superándolos con menos esfuerzo y obteniendo buenas sensaciones por estar lográndolo.

De todo esto puedes aprender mucho de mi amigo Christian Morillas, de Productividad al máximo.

A mí me está enseñando cosas como:

  • Organizarme mejor.
  • Aprovechar el tiempo del que dispongo de la mejor manera posible.
  • Aplicar la productividad a todos los aspectos de mi vida para vivir con menos estrés.
  • Decir no. No se puede estar a todo por mucho que queramos, aunque fliparías si te cuento todo lo que llevo para adelante.
  • Marcarme objetivos realistas, alcanzables y bien definidos para comerme el 2019. (Tengo mil aventuras en la cabeza).
  • Poder hacer crecer el proyecto y disfrutar de mi tiempo libre haciendo lo que más me gusta; deporte y viajes de aventura.

Creo que trabajar este campo está siendo clave para disfrutar de esta nueva etapa de mi vida.

¿Por qué no logré el objetivo en mi viaje a Los Alpes 2018?

El primer paso es marcar el objetivo. En este caso, el viaje que sueñes vivir o el lugar que quieras conocer.

Nuestra idea era viajar a Los Alpes en pleno verano para hacer trekking, bicicleta de carretera y subir al Mont Blanc. De estos 3 principales objetivos, conseguimos únicamente 2 y la ascensión al Mont Blanc ha quedado pospuesta para este 2019.

Podría contarte varias justificaciones, pero al final la verdadera razón es la misma de la que te vengo hablando: resistencia al cambio.

Afrontar la ascensión al Mont Blanc, suponía un cambio evidente en el ritmo de vida de los meses anteriores:

  • Preparación física específica para hacer la ascensión con garantías.
  • Preparación mental para afrontar algo nuevo totalmente desconocido.
  • Vencer miedos e influencia externas que intentan limitarte.
  • Adquisición de material técnico específico y aprender a manejarlo.

Éstas son algunas de las razones que propiciaron esa resistencia. Lo bueno de ello es haberlas aceptado, aprendido e interiorizado para superarlas en el próximo intento.

El siguiente paso es analizar qué fases necesitas superar para hacerlo realidad. Aquí hay que diferenciar varias aspectos en este caso:

  1. Presupuesto necesario.
  2. Duración del viaje y fechas adecuadas.
  3. Material específico si fuese necesario.
  4. Comprar el billete de ida que asegure que el viaja marcha. Ese momento hace que cambie todo, te lo aseguro.

A partir de ahí vienen otras cosas como:

  • La preparación física si se requiere.
  • Todo lo que concierne al previaje. Si quieres saber más sobre todo lo que necesitas preparar antes de un gran viaje, en este artículo hablo sobre ello. Documentación, visados, vacunas, medicamentos, seguro, dinero y tarjetas, etc. Para que lo lleves todo bien atado y evites imprevistos.

Si tu principal problema radica en alguno de los 4 primeros puntos, tendrás que desglosar de forma más detallada el que mayores inconvenientes te ocasione y analizar las diferentes posibilidades para solventarlo.

Conclusiones para viajar más

Espero que este breve proceso te ayude a materializar tu próximo gran viaje.

Como ves, el primer paso para lograrlo es darle la prioridad suficiente en el día a día. Habrá mil problemas, inconvenientes, impedimentos que hagan que sea difícil conseguirlo, pero la única y más importante será tu propia resistencia a llevarlo a cabo.

Al final, cuando se logran los objetivos se va adquiriendo el hábito de hacer cosas nuevas por primera vez y vivir nuevas experiencias de forma habitual.

Además, cuando se planifican con claridad y de una forma realista, aprendemos a utilizarlos en todos los aspectos de la vida. Esto hace que consigamos avanzar más en todo lo que nos proponemos y se cree una bola de nieve continua que hace que cada vez actuemos de forma más consecuente sin ni siquiera tener que hacer el esfuerzo.

La recompensa es tan buena que engancha. Esa sensación de conseguir todo lo que te propones hace que vivas la vida con más intensidad.

Te espero en los comentarios

¿Te sientes identificado con el artículo? ¿Sueles sufrir esa resistencia al cambio? ¿Cómo la vences?

Si te parece que puede abrir la mente a otras personas, compártelo.

Será un placer responderte en los comentarios del artículo, si quieres aportar tu punto de vista.

Un abrazo!!

Ayudo a personas que buscan una transformación en su vida, que quieren superarse a si mismos, a través del deporte y los viajes de aventura, fuera de lo convencional.
En Conocete Viajando encontrarás recursos sobre desarrollo personal, viajes deportivos y viajes de aventura. Si quieres llevar tus próximos viajes al siguiente nivel, accede a mi guía gratuita y empieza a disfrutar las mejores experiencias de tu vida.